Text copied!
CopyCompare
La Biblia en Español Sencillo - Juan

Juan 4

Help us?
Click on verse(s) to share them!
1Ahora cuando estaba claro para el Señor, llegó la noticia a los fariseos de que Jesús estaba haciendo más discípulos que Juan y les estaba dando el bautismo.
2aunque, de hecho, fueron sus discípulos quienes dieron el bautismo, no el mismo Jesús,
3Salió de Judea a Galilea otra vez.
4Y era necesario que pasara por Samaria.
5Entonces llegó a la ciudad de Samaria, que se llamaba Sicar, cerca de la porción de tierra que Jacob le dio a su hijo José.
6Ahora, el pozo de Jacob estaba allí. Jesús, cansado después de su viaje, estaba descansando junto al pozo. Era alrededor de la sexta hora.
7Una mujer de Samaria vino a buscar agua, y Jesús le dijo: Dame un poco de agua.
8Porque sus discípulos habían ido a la ciudad a buscar comida.
9La mujer de Samaria le dijo: ¿Por qué tú, un judío, me pides agua, una mujer de Samaria? Ella dijo esto porque los judíos no tienen nada que ver con la gente de Samaria.
10En respuesta, Jesús dijo: Si tuvieras conocimiento de lo que Dios da gratuitamente y quién es el que te dice: Dame agua, tú le pedirías a él y él te daría agua viva.
11La mujer le dijo: Señor, no tiene vasija y el pozo es profundo; ¿De dónde obtendrás el agua viva?
12¿Eres más grande que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo y tomó el agua del que él mismo bebía, con sus hijos y su ganado?
13Jesús le dijo: Todos los que toman esta agua, la necesitarán otra vez;
14pero cualquiera que tome el agua que yo le dé, ya no tendrá necesidad de beber; porque el agua que le doy se convertirá en él una fuente de vida eterna.
15La mujer le dijo: Señor, dame esta agua, para que no tenga necesidad otra vez de beber y no tenga que venir hasta aquí por ella.
16Jesús le dijo: Ve, busca a tu marido y vuelve aquí con él.
17En respuesta, la mujer dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Tú has dicho correctamente, no tengo marido:
18Has tenido cinco maridos, y el hombre que tienes ahora no es tu marido: eso fue dicho verdaderamente.
19La mujer le dijo: “Señor, veo que eres un profeta”.
20Nuestros padres adoraron esta montaña, pero ustedes, los judíos, dicen que el lugar correcto para la adoración está en Jerusalén.
21Jesús le dijo: Mujer, toma mi palabra para esto; se acerca el tiempo en que no le darás culto al Padre en esta montaña o en Jerusalén.
22Ustedes rinden culto, pero sin conocimiento de lo que adoran: rendimos culto a lo que conocemos: porque la salvación viene de los judíos.
23Pero el tiempo está llegando, e incluso ahora está aquí, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre de todo corazón conforme al Espíritu de Dios, porque estos son los adoradores que el Padre desea.
24Dios es Espíritu: entonces que sus adoradores le den culto verdadero conforme al Espíritu de Dios.
25La mujer le dijo: estoy segura de que el Mesías, que se llama Cristo, viene; cuando él nos aclare todas las cosas.
26Jesús le dijo a ella, yo, que estoy hablando contigo, ése soy yo.
27En ese momento, los discípulos regresaron, y se sorprendieron al verlo hablando con una mujer; pero ninguno de ellos le dijo: ¿Cuál es tu propósito? o, ¿por qué estás hablando con ella?
28Entonces la mujer dejó su jarra de agua y se fue a la ciudad, y le dijo a la gente:
29¡Ven a ver a un hombre que me ha estado hablando de todo lo que hice! ¿Es posible que este sea el Cristo?
30Entonces salieron de la ciudad y se acercaron a él.
31Mientras esto sucedía, los discípulos le decían a Jesús, Maestro, come algo.
32Pero él les dijo: Tengo comida de la que no tienen conocimiento.
33Entonces los discípulos dijeron el uno al otro, ¿Alguien le dio comida?
34Jesús dijo: Mi alimento es hacer el placer de aquel que me envió y completar su trabajo.
35Ustedes dirían: dentro de cuatro meses es el momento de cortar el grano. Echa un vistazo, te digo, en los campos; incluso ahora son blancos para cortar.
36El que corta ahora tiene su recompensa; él que está juntando cosecha es para la vida eterna, para que el que hizo la siembra y el que entra en la cosecha puedan gozar juntos.
37En esto, el dicho es verdadero, uno hace la siembra y otro cosecha.
38Te envié a buscar una cosecha que no has tenido que plantar: otros hombres lo hicieron y tú tomas la recompensa.
39Ahora varias personas de esa ciudad tenían fe en él por el testimonio de la mujer: me ha estado hablando de todo lo que hice.
40Entonces, cuando la gente vino a él, le pidieron que estuviera entre ellos por un tiempo, y estuvo allí dos días.
41Y un gran número más de ellos llegó a tener fe en él por lo que él mismo dijo.
42Y le dijeron a la mujer: Ahora tenemos fe, pero no por tu historia: nosotros mismos hemos escuchado sus palabras, y estamos seguros de que él es verdaderamente el Salvador del mundo.
43Y después de los dos días él siguió de allí a Galilea.
44Porque el mismo Jesús dijo que un profeta no tiene honor en el país de su nacimiento.
45Así que cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron con gozo por las cosas que le habían visto hacer en Jerusalén en la fiesta, ellos mismos habían estado allí en la fiesta.
46Entonces vino a Caná, en Galilea, donde había hecho el vino del agua. Y había cierto hombre de alto rango cuyo hijo estaba enfermo en Capernaúm.
47Cuando llegó a sus oídos que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue a verlo y le pidió que fuera a su casa a ver a su hijo, que estaba cerca de la muerte, y lo curara.
48Entonces Jesús le dijo: No tendrás fe si no ves señales y prodigios.
49El hombre dijo: Señor, ven antes de que mi hijo muera.
50Y Jesús dijo: Ve en paz; tu hijo está vivo El hombre tuvo fe en la palabra que Jesús le dijo y se fue.
51Y en el camino de regreso, sus siervos se le acercaron y le dijeron: Tu hijo está vivo.
52Entonces les hizo una pregunta sobre la hora en que se volvió mejor; y le dijeron: La enfermedad se fue ayer a la hora séptima.
53Entonces fue claro para el padre que esta era la misma hora en que Jesús le dijo: Tu hijo está vivo. Y tenía fe en Jesús, él y toda su familia.
54Ahora bien, este es el segundo milagro que hizo Jesús después de haber salido de Judea a Galilea.